Cuenca es Turismo

Cuenca, conocida en el mundo entero por su perfecta simbiosis con el arte contemporáneo, es referencia de vanguardia desde los años sesenta del siglo XX. Tres espacios  complementarios albergan colecciones esenciales para entender esas corrientes que cruzaron el Atlántico y encontraron nombre propio en la ciudad: el Museo de Arte Abstracto Español, el Espacio Torner y la Fundación Antonio Pérez.

Felices casualidades propiciaron esta explosión de creatividad que atrae cada año a miles de viajeros de todo el planeta. Gustavo Torner, nacido en Cuenca, y el hispano-filipino Fernando Zóbel de Ayala, padres del “Grupo de Cuenca”, fundaron en 1966 el Museo de Arte Abstracto en las Casas Colgadas. El gran centro artístico nació a la par que el boom turístico aterrizaba en España. Marcó un hito que cambió la historia de la ciudad. Zóbel, formado en Harvard, trajo las corrientes neoyorkinas y las ancló a los riscos que sustentan la ciudad. A la escuela conquense también se incorporaron Antonio Lorenzo, Manuel Millares, Bonifacio Alonso, Canogar, Sempere, Antonio Lorenzo, Luis Feito, Martín Chirino, Segundo Gámez y Antonio Saura, entre otros. Algunos ya formaban parte de “El Paso”.

El Museo se complementa con el espacio Torner, abierto desde 2005 en la Iglesia de San Pablo, con cuarenta esculturas y pinturas del artista; y con la Fundación Antonio Pérez, creada en el año 1998, gracias a la donación que el artista, coleccionista y editor, realizó a la Diputación Provincial. Más de 3.000 cuadros, esculturas y obra gráfica, habitan un antiguo convento de Carmelitas Descalzas del siglo XVII. Entre las firmas, algunas tan sugerentes como las de Manuel Millares, Antonio Saura, Lucebert, Valerio Adamy, Andy Warhol, Luis Gordillo o el Equipo Crónica. Una buena porción del patrimonio más valioso del arte moderno se muestra entre las hoces del Huécar y el Júcar.

 

Calle Alfonso VIII 2 ES 16001 CUENCA

++34 969 241 051 ofi.turismo@cuenca.es